LA MUJER EN TERCERA DIMENSIÓN

Buena Hija, Buena en su Ambiente Familiar y Social, Buena Mujer, Buena Madre y Buena Profesional

La Mujer en Tercera Dimensión, es un ser Integrado.


       Cuando hablamos de la Mujer en Tercera Dimensión estamos hablando de la totalidad de nuestro ser.

      El Versículo 5.23 de Primera de Tesalonicenses nos da un trasfondo espiritual de que somos seres creados por Dios en una tridimensionalidad:   Espíritu, Alma y Cuerpo. 

      Como podemos ver en la ilustración del triángulo,  nuestro espíritu es el soplo de Dios en nuestro ser y el área que se pone en contacto con Él; algo así como el Amo.

      El alma es la sede de las emociones intelecto y voluntad.  Viene a ser algo así como el mayordomo.  Dependiendo de cuán altos sean nuestros niveles de tolerancia podemos tener buenos controles para hacerle frente a las demandas de la vida.

      Quizás en algún momento de nuestras vidas fuimos rechazados, maltratados o no amados,  toda esa información puede estar reprimida en lo más profundo de nuestro ser y pueden convertirse en malas actitudes que no sólo nos dañan sino que dañan la vida de otros.  ¿Qué hacer? Debemos partir de la premisa que somos hijos de un Dios que nos creó a su imagen y semejanza, por lo cual podemos volver al punto de nuestro origen, Dios.

      Dios sabe lo que somos y por qué somos.  Nadie puede tener una mejor comprensión de aquello que fue creado por Él que Él mismo y en Él podemos hallar el balance perfecto.  Para ser felices Él quiere sanar nuestras heridas.

      Nuestro cuerpo es algo así como nuestra casita, por lo cual debemos cuidarlo y amarlo; el primer mandamiento  “Amarás a Dios con todo tu corazón, con toda tu mente y con toda tu alma y al prójimo como a ti mismo”.

      Nadie que no se ame adecuadamente puede amar a nadie adecuadamente.  No se puede pretender amar a alguien si no nos amamos a nosotros mismos en una forma sana. No estamos hablando de egocentrismo, estamos hablando del amor, la comprensión y todo lo hermoso que podamos proyectar de nosotros mismos.  Eso no sólo nos hace bellas, sino encantadoras y alguien con una imagen así se gana el afecto y la admiración de otros.

 

¿Cuáles son las características de la mujer en Tercera  Dimensión?

 

1.     Sabe quien es, de donde procede y hacía donde va.

2.     Puede poner su confianza y esperar en Aquél que no la defraudará, DIOS.

3.     Puede amar, porque ha aceptado el amor de Dios.  Puede perdonar,  porque se ha sentido perdonada por Dios. 

4.     Sabe establecer prioridades y sabe que fuera de la voluntad de Dios no puede encontrarlas, por lo cual es obediente y se sujeta.

5.     La mujer en Tercera Dimensión está al control de sí misma, es sabia al tomar decisiones, busca la dirección de Dios para ello en reflexión y mansedumbre.

6.     La mujer en Tercera Dimensión es generosa, amable, no es indiferente ante el dolor y la necesidad de otros, es compasiva.

7.     La mujer en Tercera Dimensión sabe perdonar y perdonarse, vive día a día en una dulce expectación de que algo bueno  sucederá  hoy.

8.     La mujer en Tercera Dimensión cuida su salud.  Su cuerpo es el templo de Dios por lo cual lo ejercita, se mantiene bella, cuida su piel, sus manos, su cabello y busca lucir atractiva , pero su mayor atractivo es ella misma;  amalgamando todo su ser, espíritu, alma y cuerpo en el balance perfecto que es Dios en su vida.  En su espíritu proyecta el amor de Dios, en su alma vive el control de sus emociones y en su cuerpo luce hermosa y atractiva ya que sabe destacar lo hermoso de ella misma luciendo una imagen única porque la mujer en Tercera Dimensión es la imagen de Dios mismo.

¿Quieres parecerte a ella?  Dentro de ti está el potencial para poder lograrlo.

¡ DIOS TE BENDIGA !