EL CUENTO DEL BURRO

 

“Hay que darle palos al burro

para que siga caminando”

 

Un burro es un animal poco inteligente, que la única forma de lograr que camine  es a palo limpio.  Dicho en otra forma, a veces la vida se hace tan dura que podríamos hacer como el burro, no queremos caminar;  pero el deber, las obligaciones contraídas y tantas otras cosas son las causas por las que queremos caminar, son la razón que nos obligan a seguir adelante y necesitamos armarnos de valor para poder hacerlo, nos caemos y nos levantamos.

En este caso vale la pena recordar que en la Pascua de Resurrección, Jesús vino montado en un asno, esto nos muestra que aquello,  que para muchos no parecería loable en un momento,  cambiaría la historia del hombre, un  asno jugó un papel muy importante en la vida de Jesús.  El burro, un animal de poca relevancia, nos trae un mensaje de aquél que sería el Cordero de Dios que quita el pecado  del mundo.

También podemos ver que hay una similitud entre Jesús y aquél  animal poco relevante.  Es cierto que la vida nos flagela tantas veces y aún así tenemos que seguir adelante ; pero en sentido figurado, debemos entender que Dios llama las cosas que no son como si fueran.

En el relato del burro de la noria este daba vueltas y vueltas para no llegar a ningún lado, pero a su vez, era el motor que molía el trigo, el grano que serviría de sustento a otros.

Dios tiene que triturar todo aquello que no permite que Dios sea formado en nuestras vidas, para que otros puedan beber el buen vino, en el que Él quiere convertirnos (las uvas también tiene que ser trituradas) para darle de beber a otros.

Al igual que el burro del cuento, y el buen padre que reprende a su hijo para que enderece sus pasos, El Señor permite el sufrimiento en la vida del hombre y nos muestra que;  aunque la prueba no parece ser causa de gozo,  da frutos apacibles en aquellos que han sido ejercitados en ella.  La prueba es un ejercicio de fe y en este tiempo  pascual, Jesús te invita a que ofrendamos nuestro corazón como un sacrificio vivo recordando que la resurrección en Cristo Jesús, es la esperanza de la vida eterna.

                                                                                                                                        BENDICIONES