A MI HIJA LOURDES

  Apenas hace un año desde que te marchaste

y tú sigues viviendo dentro de mis recuerdos.

Aún te llevo conmigo, te he gestado de nuevo,

siento tu palpitar aquí en mi corazón,

y aún respiro tu aliento.

 

Aprendí que la muerte tan sólo es un proceso

que nos lleva a todos más allá de los tiempos

y que sólo  se mueren en la tumba del alma

los que ya no existen  dentro  de los recuerdos.

 

La vida  es  carrusel que mientras va girando

no pierde movimiento, mientras gire la vida

 y palpite el corazón, en un lugar de mi alma,

 

          ¡ SEGUIRÁS EXISTIENDO !

 

Noviembre de 2010